LA SABIDURÍA ES UN ADORNO EN LA PROSPERIDAD Y UN REFUGIO EN LA ADVERSIDAD.

Que preocupación y estar pendiente de nuestros padres hacia nosotros, su compañía en todo momento, su preocupación en los momentos difíciles. Y su alegría cuando nos va bien, que dedicación de nuestros maestros por enseñarnos paso a paso el conocimiento, por darnos herramientas que nos permite en los escenarios cada vez más competitivos para poder triunfar.
Cómo no aprovechar la salud de nuestra juventud, la fuerza, la avidez por el conocimiento, la agilidad de nuestra memoria para almacenar conceptos, optar por conductas sanas que nos permite crecer y vivir cada día con vehemencia, como si fuéramos a morir mañana. Aprovecha el tiempo para el estudio ya que este es una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. También dedícale tiempo a la recreación, al deporte, a las artes, que a lo que consideres tu talento, desarrollado, pues es necesario para vivir feliz y con una adecuada salud mental.
Recuerda que lo que consigues con mucho trabajo es lo que se ama y se valora. Aprovecha el soporte familiar y la dedicación de tus maestros para construir tu propio edificio interior, que te permite estar preparado para el éxito y ser ejemplo de superación para tus compañeros.
La adolescencia y la juventud son la mejor edad para “sembrar”, no la dejes pasar, no la desperdicies mañana puede ser tarde. Dios perdona, el tiempo no.

Por: Francess Leveau Pisconte 5° grado de secundaria

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *